El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Excursión al Cerro Sapo, sierras cordobesas

Diego Villafañe - Experto Aventurarse

Es el día 22 de septiembre. Aproximadamente a las 12:55 horas, con cielo despejado, intenso viento sur y temperatura de 17° C, partimos desde nuestro local base en el Cerro. Nos juntamos, en total, 11 pedalistas: Rubén, Eduardo (Ed), Damián, Pablo C., Tito, Claudio, Armando, Pablo F., Ricardo, Ivan -coordinador- y Diego -guía-.

Pasamos por Salsipuedes y ascendimos, siempre en el móvil de apoyo y transporte, por el camino al cerro El Cuadrado, hasta el límite oeste de la Reserva Hídrica La Quebrada, donde bajamos las bicicletas del trailer y comenzamos el pedaleo. Era el primer tramo en ascenso por el camino principal, como para calentar bien nuestros músculos, antes de ingresar en el sector más trabado y exigente. El clima se presentaba algo ambiguo, con un contraste entre el intenso sol y el fuerte viento sur, con su consiguiente baja sensación térmica.

Al encontrarnos próximos a los 1400 metros de altitud, abandonamos el camino principal e ingresamos a una intrincada zona de canteras. Pasamos junto a algunas viviendas precarias y realizamos a pie la tremenda trepada de 300 metros hasta la divisoria de aguas de la Sierra Chica, la que nos regaló una espectacular panorámica de gran parte de Punilla y sus localidades más importantes. También nos encontramos de pleno con el viento, que tendríamos en contra por casi 8 kilómetros, antes de llegar al Cerro Sapo. Sin muchas demoras nos abrigamos bien y continuamos por el filo de la Sierra Chica acompañados por el magnifico panorama.

Saltamos un par de tranqueras y sufrimos varios ascensos, antes de llegar finalmente al cerro Sapo (1350 metros). El grupo avanzaba bastante compacto, aunque Armando sufrió una pequeña caída, pero sin consecuencias.

En el cerro Sapo comenzamos el descenso, desde el filo de la Sierra Chica hacia la Reserva Hídrica La Quebrada, cambiando por fin nuestro rumbo y evitando, al fin, el molesto y destemplado viento sur. Al finalizar la primera parte del irregular pero entretenido descenso, nos detuvimos en el arroyo a recargar agua y realizar algunas reparaciones menores (pinchaduras y ajustes varios).

Luego continuamos con la bajada intercalando algunos ascensos cortos, pasando por algunos potreros y ruinas antiguas. Antes de salir nuevamente al camino principal y encontrarnos con el vehículo de apoyo, realizamos un espectacular y veloz descenso con algunos entretenidos saltos y obstáculos. Al arribar a la asistencia descansamos algunos minutos y retomamos energías antes de continuar con las etapas que seguían: el descenso a Colanchanga y el sendero perimetral del embalse La Quebrada.

Continuando con nuestro itinerario, comenzamos la segunda etapa con el corto ascenso y posterior largo descenso hasta Villa Colanchanga (un clásico), salvando algunas cerradas curvas. Al arribar a la villa, realizaríamos una etapa opcional guiados por Rubén: unos intrincados senderos de la zona, donde se corren algunas carreras de mountain bike que están dentro de lo mejor que conocemos. Antes de comenzar esta etapa, Armando, Tito y Pablo F, algo cansados, decidieron continuar en el vehículo de apoyo.

Disfrutando a pleno del espléndido panorama que nos rodeaba, de las técnicas y muy entretenidas sendas, nos cruzamos con un grupo de trekking integrado por conocidos pedalistas. Intercambiamos algunos saludos y continuamos. Al realizar la parte final del descenso hasta el arroyo, Pablo C., perdió sorpresivamente el control de su bike en una trialera y golpeó su rodilla contra una roca. Por suerte sólo fue un raspón, pero la rueda delantera de su bicicleta ha quedado como lo que se ve en las revistas y que parece exagerado: ¡un perfecto ocho!

Con algo de fuerza bruta y pisando la rueda como indican los manuales, logramos enderezarla para que por lo menos pudiera rodar los últimos kilómetros. Proseguimos, entonces, por la técnica senda que asciende, para luego bordear el pictórico espejo de agua, embalse La Quebrada. Finalmente llegamos hasta el murallón donde nos aguardaba el vehículo de apoyo. Los primeros en arribar fueron Rubén y Eduardo quienes tomaron un estratégico atajo.

Luego de algunas elongaciones y de comer para reponer fuerzas, cargamos las bicicletas al trailer y emprendemos el retorno a la ciudad de Córdoba, aún con luz natural. Arribamos a nuestro local base de Arrate Bicycle en el Cerro de las Rosas, aproximadamente a las 19:42 horas donde se produjo la despedida. ¡Hasta la próxima!


FICHA TECNICA

Distancia total recorrida: 36.10 kilómetros.
Promedio de velocidad: 14.80 km/h.
Velocidad máxima: 50.40 km/h.
Tiempo neto de pedaleo: 2 hs 27' 19''.
Cota más alta: 1440 metros, en la divisoria de aguas de la Sierra Chica.
Cota más baja: 690 metros, en embalse La Quebrada.
Desnivel acumulado: 974 metros. ¡Buena cantidad de metros!
Temperatura mínima: 12° C, en el Cerro Sapo.
Temperatura máxima: 21°C., en el camino al Cuadrado.
Vehículo de apoyo y transporte: Iveco New.
Chofer: Alejandro.

 

Datos de ritmo cardíaco: Diego Villafañe

Tiempo total del ejercicio: 3 hs 31' 32''.
Hora de comienzo de la actividad: 14:18.
Promedio de latidos: 142 x minuto.

 

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país