El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Expedición Cordillera Darwin 2001,
parte II

Luis Turi- Experto Aventurarse
Carolina Etchegoyen
- Aventurera


En la primera parte de esta nota, revivimos lo que fue esta expedición a la Cordillera Darwin 2001, y narramos para ello el recorrido diario y los aspectos más salientes de cada día. En esta segunda parte haremos hincapié en los aspectos más técnicos, en la logística del viaje, en las características geográficas y ecológicas del lugar y, por supuesto, en las necesarias conclusiones de tan relevante exploración de esa parte del planeta.

En cuanto al transporte, y debido a las características del sector, el medio que mejor se adecua a las necesidades de la expedición es un barco de pequeño porte y calado. Se utilizó un velero, Le Sourire, de bandera francesa. Es un velero construido en Francia en 1988 y renovado en el año 2000. Posee casco de aluminio y orza móvil, lo que le permite llegar a lugares de poca profundidad. Cuenta con dos motores fuertes, que le garantizan llegar con toda seguridad a los fondeos protegidos y maniobrar tranquilo en el interior de los angostos canales, donde generalmente el viento complica las maniobras.

Consideraciones sobre época invernal en la Cordillera Darwin

Desde que tuvimos la posibilidad de observar las montañas de la Cordillera Darwin por primera vez y conocer la Tierra del Fuego, hemos comprobado lo acertado de las versiones que hablan de lo inhóspito de la región y lo duro de su clima. Desde entonces, miramos y estudiamos la evolución del tiempo a lo largo del año, y en cinco años siempre nos tocó observar que en invierno los días suelen ser más estables que en verano.

En el año 2000 planificamos pasar allí todo el mes de junio. Y fue un acierto, ya que de los aproximadamente 30 días que pasamos en la zona, unos veinte fueron de frío intenso y sol desde la mañana a la noche. Las temperaturas llegaron a los -20C durante algunas noches. Incluso, la bahía Yendegaia llegó a congelarse completamente.

Los días son muy cortos en esta época, ya que sólo hay luz a partir de las 9:00 y a partir de las 17:00 la oscuridad se vuelve total. El inconveniente que plantea una jornada muy corta se ve ampliamente compensado por los efectos del frío sobre el terreno, ya que los ríos, lagunas y turbales se hallan totalmente congelados, lo cual facilita mucho la marcha por tierra, aunque complica la navegación.

La nieve se encuentra dura, haciendo más sólidos los puentes de hielo sobre las grietas de los glaciares y posibilita un rápido avance sin tener que abrir huella. Como contrapartida a todas estas ventajas, debemos ser muy cuidadosos con los accidentes y el manejo de los tiempos, teniendo en cuenta que el riesgo de congelaciones o hipotermia por pasar una noche al raso o realizar un vivac improvisado es muy alto.

Para la navegación, el invierno plantea un problema que a veces no tiene solución: a veces el fondo de los fiordos, donde predomina el agua dulce, suele encontrarse congelado, bloqueando el acceso a algunos sitios, como sucedió en Bahía Pía. En esa oportunidad el clima no nos favoreció especialmente, ya que de los 15 días de la expedición tan solo tres fueron realmente buenos. La constante del viaje fue el viento del sudoeste y la nieve. El viento nos obligó a pasar varios días al fondeo, esperando que calmara, y la nieve precipitó en esos días sobre la Tierra del Fuego más que en todo el resto del invierno.

 

Comunicaciones y equipos

Las comunicaciones son un ítem de importancia en toda expedición, ya que -si bien no hay que contar con ello- pueden significar la salvación en muchas oportunidades. En esta ocasión se utilizó el equipo de VHF banda marina del barco, para informar a los puestos de control de la navegación sobre los avances de la misma, y para las exploraciones se usaron equipos portátiles de 5 watts de potencia como nexo con el barco.

Debido a que la expedición fue principalmente náutica, separamos el detalle de los equipos utilizados en tres ítems: por un lado, el barco con todo su equipamiento, que nos trasladó durante el viaje, en segundo término, el equipo que se usó para realizar la exploración del interior de las caletas y determinar su aptitud para el fondeo de barcos de pequeño calado (el bote neumático y el equipo portátil), y finalmente, un reducido equipo de montaña, que se usó para realizar un par de cortas exploraciones tierra adentro, con el objetivo de determinar la viabilidad de realizar aproximaciones desde esos puntos a algunas montañas desde las caletas.

El Barco. Características técnico constructivas:

  • Tipo: Cúter con quilla retráctil. Casco de aluminio Strongall. Astillero: Meta Francia. Arquitecto: Michel Joubert. Construido en 1987, registrado en Francia.
  • Dimensiones: Eslora: 19,60 Mts. Manga: 5,10 Mts. Calado: 3,4 Mts. Orza baja. 1,4 Mts horra alta. Desplazamiento: 30 toneladas.
  • Interior: Cabinas para 8 a 10 personas. Dos baños con ducha y pileta. Agua fría y caliente presurizada. Calefacción central.
  • Equipamiento: Mástil: Maréchal Francia. Velas: Mayor, 68 M2; Genoa, 85 M2; Trinquetilla, 30 M2. Dos motores 95 HP IVECO. Generador diesel Westerbeck 7,5 KVA. Electricidad: 12 V y 220V. Tanques: Diesel, 3200 lts.; Agua, 2000 lts. Equipo de seguridad completo, incluyendo dos balsas de salvavidas para 8 personas.
  • Le Sourire en el Seno Pía. Navegación - Comunicaciones: Radar Koden 32 millas, Fax meteo, GPS, Echosonda. Piloto automático. Radio VHF (fijo y portátil) y Radio HF. Comunicación satélite Inmarsat Standard C.
  • Botes neumáticos: Dos zodiacos 3,60 Mts. Motor fuera bordo Suzuki 8 CV. Motor fuera bordo Mariner 15CV.

El bote neumático. Para realizar la exploración de las pequeñas bahías de posible fondeo y/o desembarco, se utilizó el bote neumático del barco. Lo tripulaban dos personas, que iban equipadas con todos los elementos de seguridad, radio VHF y sonda de mano. Las salidas de exploración eran muy cortas. Mientras se realizaban, el barco permanecía a la espera en el canal.

Equipo de montaña. En dos oportunidades se realizaron exploraciones en los glaciares. Una vez en Bahía Tres Brazos (isla Gordon) y otra en el Estero Fouque (isla Hoste). Cuando se producía el desembarco de algún expedicionario, siempre se depositaba en la playa -en el punto de desembarco- un barril estanco conteniendo equipo y víveres que permitieran a los expedicionarios sobrevivir ante la posibilidad de que, por algún contratiempo, el barco no pudiera arribar en tiempo y forma a recuperar a los exploradores. El equipo de los exploradores era mínimo, adaptado a la época invernal, y pensado para que les permita moverse con seguridad y rapidez sobre el terreno a explorar.

Equipamientos de montaña. Equipo barril. Equipo explorador. Barril de 60 litros estanco. Tienda de alta montaña. Cocina MSR Multifuel. Combustible para siete días. Alimentos para siete días. Equipo para cocinar. Bolsas de dormir. Aislantes. Ropa seca de recambio. Radio VHF con baterías de repuesto. Esquís de travesía, con piel de foca. Pala de nieve. Ropa interior sintética. Campera de abrigo. Cubre pantalón y campera Gore Tex. Polainas, guantes y cubre guantes. Botas dobles plásticas. Medias de recambio. Termo. Bolsa de vivac. Mochila. Radio VHF y GPS. Cámara fotográfica.

La vegetación de la zona

La vegetación reúne básicamente las mismas particularidades que en el resto de la Tierra del Fuego. El bosque está compuesto principalmente por Cohiues de Magallanes (Nothofagus betuloides). La presencia de Lengas (Nothofagus pumilio) y Ñires (Nothofagus antarctica) es menor. Se encuentra también una considerable muestra de Notros (Embothrium coccineum) y Canelos (Drimys winterii). Algo llamativo es que a medida que nos desplazamos hacia el oeste, se comienza a observar que la línea de límite de vegetación baja en altura, hasta llegar a los 50 metros sobre el nivel del mar.

Hay una importante presencia de turba en el fondo de los valles y las rocas están cubiertas de abundante agua y gruesas capas de musgos. Es muy abundante en los sectores aledaños a la costa las matas de Calafate, Michay, Murtilla y Chaura. Casi no se encuentran rastros de presencia humana en la zona, a excepción de algunos botes de pescadores, bollas de trampas de centolla o elementos de fondeo en bahías protegidas.

Las Aves

Debido a que nos encontramos en plena época invernal, cuando el frío es más intenso en la Tierra del Fuego, están ausentes todas las especies migratorias, que sólo llegan a la zona en verano para anidar. Aquí, un listado de los avistajes realizados durante la expedición, con sus respectivos nombres científicos y, en algunos casos, detalles del número de ejemplares.

  • Comesebo patagónico -Phrygilus patagonicus-. Muchos.
  • Remolinera araucana -Cinclodes patagonicus-. Muchas.
  • Chimango -Milvago chimango-. Muchos.
  • Carancho -Polyborus plancus- Muchos.
  • Cóndor -Vultur grypus-.
  • Tordo patagónico -Curaeus curaeus-.
  • Martín pescador grande -Ceryle torquata-.
  • Cauquen costero (caranca) -Chloephaga hybrida- Muchos.
  • Pato vapor (quetro austral) -Tachyeres pteneres- Algunos.
  • Cormorán cuello negro -Phalacrocórax magellanicus- Muchos.
  • Ostrero austral -Haematopus leucopodus-.
  • Gaviota cocinera -Larus dominicanus- Muchas.
  • Gaviota gris -Leucophaeus scoresbii-. Algunas.

Los animales

Entre las especies de tierra avistadas podemos señalar, entre otras, al Zorro colorado fueguino -Pseudalopex culpaeus lycoide- al Guanaco -Lama guanicoe-. Pudimos observar los guanacos en la playa, en el sector de la boca de bahía Yendegaia, el este de Punta Yámana. Los animales se encontraban pastando y alejados unos de otros.

Durante nuestro viaje en la zona, tuvimos oportunidad de avistar algunos ejemplares de la fauna que vive bajo el agua. Además, tomando contacto con pescadores de la zona, que se encuentran trabajando en la captura de la centolla, pudimos comprarles centollas y pulpos. Entre las especies avistadas se cuentan el Lobo marino, en gran número. Además, y en forma abundante, centollas, pulpos y delfines.

Había, sí, una notable ausencia de peces. Se arrojó una pequeña red en dos oportunidades. No hubo suerte con la pesca, aun en lugares donde habitualmente salen peces de buen porte en verano. Quizá esto se deba a la baja temperatura del agua invernal.

Conclusiones

En el desarrollo de la expedición exploramos varios sectores de la cordillera Darwin y la isla Hoste que no conocíamos, y de los cuales existe muy poca información. Son, de hecho, áreas donde ha estado muy poca gente, y a veces nadie. El sector del Glaciar Roncagli es el que más nos impactó, debido a que es el sitio desde donde se puede acceder al corazón de la Cordillera Darwin. El enigma de los nombres y ubicación de los cerros del sector más alto de la cordillera está aún sin resolver. Quizá sea objeto de otro de nuestros viajes de escalada y exploración a la zona.

Por otro lado, la isla Hoste nos ha sorprendido con la magnitud de su glaciación. Es una zona de especial atracción, por la belleza de sus montañas y la virginidad de sus cumbres.

Este informe es elaborado como una contribución a la comunidad. Esperamos que sea de utilidad a otros exploradores, escaladores y navegantes, y a las autoridades que trabajan por la seguridad y la conservación en estos lugares.

A los navegantes les pedimos que sepan disculpar si en ocasiones no usamos la más marinera de las terminologías. La realidad es que somos gente de montaña y el mar es un terreno en el que recién estamos incursionando.

Bibliografía con referencias de utilidad sobre el área

  • Cuadernos Patagónicos Techint nº6 - "Montañas Conquistadas desde el Mar".
  • Fotos Aéreas USAF 1947, de la Región, en el Instituto de La Patagonia.
  • Mapa de la Tierra del Fuego del Prof. Louis Lliboutry - CNRS - Francia.
  • Cartas Náuticas del Instituto Hidrográfico de la Armada de Chile.
  • Reporte de la Expedición de 1991, de la TVE.
  • Reporte de la Expedición de 1990, de Douglas Krausse y David Scheer.
  • Reporte de la Expedición Neocelandesa, de 1970.
  • Libro "Land of tempest", de Eric Shipton.

 

 

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país