El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


EL "ABC" para la supervivencia en aguas frías
Guillermo Tibaldi - Experto Aventurarse

El objetivo de este breve artículo es llevar a los nautas (aventureros del mar), a reflexionar unos minutos sobre los principales tópicos que hacen a la supervivencia en aguas frías. ¡A mí nunca me sucederá! es lo primero que pensamos todos ante la posibilidad de que algo no salga como planeamos. Pero debemos saber que el mar es un supervisor severo, siempre al acecho y hasta al mejor cazador se le puede escapar la liebre. Cuando se navega en aguas frías más vale prevenir que curar... y es más, "el que no prevea... difícilmente pueda curar a tiempo". Por ello vayan algunos consejos.

Consejos

Sobrevivir en aguas frías, aún con el auxilio de una balsa salvavidas, requiere de ARTE, (habilidad, talento y destreza) y CIENCIA (conocimiento exacto y razonado de muchos temas). Investigue, averigüe, asesórese con expertos, luego practique. Hágalo como un juego que posiblemente le pueda salvar la vida.

Revise tener un adecuado equipo de supervivencia (de a bordo y personal), arme un bolso de supervivencia. En aguas frías... no escatime en una balsa autoinflable.

Equipo móvil

Salvavidas flotante + cabo de 30 metros

1

Cuchillo flotante (fijado a lo largo del flotador, en la entrada de la capota)

1

Ancla flotante + orinque

1

Remos

1

Esponjas

2

Achicador

2

Kit de reparaciones

1

Inflador

1

Instrucciones de utilización de balsa

1

Manual de supervivencia en el mar

1

Kit de pesca

1

Mantas isotérmicas

1

Bolsas impermeables

1 para 2 personas

Cabos de rescate de 1,50 metros

2

Material de señalización

4

Bengalas de mano

4

Cohetes con paracaídas

6

Bastones luminosos

2

Linterna estanca

4

Juego de pilas + lámparas de recambio

1

Linterna

1

Espejo de señalización

1

Silbato

1

Tabla de señales de salvamento

1

Material farmacéutico

1

Botiquín de primeros auxilios

1

Tubo de seis comprimidos contra el mareo

1

Alimentos de supervivencia (para 4 días)

1/persona

Raciones alimentarias (2250 cal) 

1/pers750 x día

Agua en bolsas estancas (1,50 l/persona)

500 cm3 x día

Vaso graduado

1


No abandone el barco si no está convencido que se hundirá. Ningún barco deportivo succiona a un hombre cerca del lugar del hundimiento. Innumerables embarcaciones se vieron envueltas en desastres de todo tipo y no obstante han continuado flotando por tiempo indeterminado y sin su tripulación a bordo. Permaneciendo a bordo serán mayores las posibilidades de rescate.

Guarde la calma, no reaccione ni precipitadamente ni desatinadamente. El éxito del abandono dependerá del procedimiento consecuente del capitán y del comportamiento sensato y buena cooperación de cada miembro de la tripulación. Se debe prestar gran ayuda a quienes pueden estar sintiendo un profundo miedo, que los anula, si uno es capaz de ocultar el suyo.

Abríguese lo más posible, selle mangas y bocamangas con cinta del tipo tape o colóquese el traje antiexposición si lo tuviera.

Antes de abandonar el barco beba todo el agua posible de tanques fijos, con ello saturará las células de sus tejidos con el vital elemento.

Lance al agua la balsa salvavidas. Antes amarre el cordón de accionamiento firmemente a un candelero. Tire para que se infle.

Abandone con la mayor cantidad de elementos que se consideren de utilidad (trajes de agua, recipientes, achicador, prismáticos, cartas náuticas, herramientas, combustible de alto octanaje -no se congela-).

Evite saltar al agua. Verifique que los salvavidas estén bien inflados y fijados, salte sobre la balsa. Tenga en cuenta que con el cuerpo desnudo el tiempo de supervivencia inmerso en agua es el siguiente:

Temperatura del agua
Supervivencia en horas
0ºC
1 a 3
4ºC
1 a 5
10ºC
2 a 6

Chaquetas de uso náutico en conjunción con la posición "HELP" aumentan en un 100% el lapso de supervivencia. Trajes húmedos de Neoprene un 200% y trajes secos antiexposición un 400%.

Abandone el barco sabiendo la posición geográfica. Corte la boza y detenga su balsa por todos los medios posibles, despliegue las anclas de capa, los cabos de rescate, improvise otras anclas con los remos de la balsa, velas, etc. Estos reducirán la velocidad de deriva y permitirá subir a cualquier otro náufrago que se encuentre en el agua, por otra parte la búsqueda de sobrevivientes, si ha podido dar aviso de auxilio, comenzará en ese lugar.

Los peligros que los amenazarán como náufragos son: muerte por ahogamiento, frío, sed, hambre, agotamiento, pérdida de voluntad y terror.

¡LIDERE! Un alto porcentaje de naufragios con un desenlace trágico han tenido origen en la división de decisiones. En situaciones críticas como la de un abandono no hay tiempo de decisiones democráticas ni especulaciones metafísicas, las órdenes del capitán deben ser claras y precisas. Cuando la situación se estabilice y la madurez del grupo se consolide podrá buscar consenso, persuadir y hasta delegar. Una moral alta es tan importante para la seguridad de la supervivencia como lo es la satisfacción de necesidades físicas.

Seque sus ropas de a una por vez.

Prevéngase de mareos y vómitos, ingiera las pastillas que trae la balsa. No obstante asuma que seguramente se mareará y vomitará por las primeras 48 hs.

Distribuya trabajos y deberes: guardias de vigía, guardia de mantenimiento de balsa, guardia de producción de agua, guardia de sanidad, guardia de caza y pesca, historiador, distribuidor de agua y alimentos. Mantenerse ocupado será garantía de supervivencia.

En la balsa

  • No utilice ropa estrecha, especialmente en pies, piernas y muñecas, retire las cintas tape si las usó para improvisar un traje antiexposición.
  • Evite esfuerzos superfluos. Los movimientos fuertes aumentan la sensación momentánea de calor, pero finalmente provocan enfriamiento por la pérdida de energía.
  • Para mantener la buena circulación: realice movimientos normales, cambie la postura, tensione y afloje los músculos (en especial los hombros y asentaderas), abra y cierre los dedos de los pies y manos, mueva los brazos igual que en la acción de abrazar, frunza el entrecejo y mueva los músculos faciales.
  • Evite posturas que produzcan entumecimiento.
  • Coloque las manos debajo de las axilas o entre las piernas.
  • Respire por la nariz para calentar el aire inhalado. El cuerpo humano pierde calor por toda su superficie y también a través de su mecanismo respiratorio.
  • Infle el piso de la balsa, coloque sobre él lonas, velas o ropa sobrante para mejorar el aislamiento térmico.
  • Mantenga la balsa lo más seca posible.
  • Despliegue las mantas isotérmicas.
  • Deje cerradas las entradas de la balsa (protéjase hasta de la más mínima corriente de aire); no obstante, airear brevemente ante la sospecha de pérdidas de dióxido de carbono (CO2) o presencia de dolores de cabeza.
  • Agrúpese estrechamente en la balsa para aumentar el calor corporal.
  • No toque metales con la lengua, labios y manos, ya que, a temperaturas extremas, los metales se pegan sobre la mucosa. Sacarse el reloj de pulsera evitará heladuras sobre las muñecas.
  • Trate de mantener los pies secos y calientes, nunca con calzado estrecho. Toda vez que la situación lo permita aprovéchelo para colocar los pies elevados tanto como pueda o pegados sobre las paredes de la balsa.
  • De tener agua potable, aliméntese lo más posible. Aproveche para dormir luego de haber consumido su ración. Comer estimula el metabolismo y aumenta la temperatura corporal. Duerma todo lo posible.
  • Untese la cara con aceites o grasas, son malos conductores térmicos.
  • Evite exponerse a la intemperie; la cara, orejas y manos se ven rápidamente afectados. Los vigías deben estar bien abrigados.
  • Orinarse encima ha dado a algunos náufragos un calor reparador, no obstante, recuerde que es preferible mantenerse seco.
  • Envolver los miembros con papel de diario, tiras de tela o cualquier otro tejido, verificar que esto no entorpezca la circulación.
  • Este alerta para detectar signos de congelamiento en los rostros de los tripulantes.

Sugerencias finales

En zonas muy frías es imposible morir de hambre o de sed antes que de frío, pero beber y alimentarse ayudarán a combatirlo. Las raciones contienen detalladas instrucciones sobre su forma de uso. Las primeras 24 horas ni beba, ni coma. Trate de beber y comer toda la ración.

¡NUNCA BEBA AGUA DE MAR!, ni la mezcle con agua dulce, ni se haga buches con ella. No deberá consumir bebidas alcohólicas.

Sea cauteloso con el uso de la pirotecnia, no la malgaste inútilmente, solo úsela cuando intuya fuertemente que lo verán.

Repítase incansablemente VOY A SOBREVIVIR - NO ME ENTREGARE, ¡seré más testarudo que el mar! Sobrevivir es un hábito mental.

Internet y los portales como Aventurarse.com nos permiten interactuar con los autores sobre cualquier duda, discrepancia o aporte. Estos son solo algunos conceptos de mi exposición en el "Primer Simposio Nacional de Aventura". Las condiciones de supervivencia en el mar en aguas frías, son peores que las de cualquier otro escenario natural y plantean las exigencias más duras; merecen un libro más que un artículo. No obstante ¡quedo a vuestra disposición! Las dudas en estos temas se resuelven en la calma del ciberespacio... cuando el mar está tempestuoso, el frió penetra los huesos y el viento se remacha en la cara... puede ser demasiado tarde.

 




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país