El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Fly surf: jugando con cometas

Fabián Rivero - Experto Aventurarse


Quien alguna vez soñó con volar al remontar un barrilete o disfrutó deslizándose sobre una tabla, entenderá porqué el fly surf está haciendo furor en todo el mundo. Las cometas de tracción están construidas a partir de tecnología utilizada en la fabricación de parapentes y velas de wind surf. Varios fabricantes tienen hoy su línea de cometas y apuestan fuerte al crecimiento de este nuevo deporte. Sin ir más lejos, Robie Naish, campeón del mundo de wind surf montó su propia marca de equipos, fabricando el modelo Wipika del cual adquirió la licencia. Robie ha realizado vuelos espectaculares, alcanzando velocidades de hasta 70 km/h.

Cometas y tablas

El fly surf se realiza con dos clases de cometa. Una de ellas, al que en los parapentes, está compuesta por un doble perfil dividido en cajones. Esta se infla por el viento y mantiene su estructura gracias a unas válvulas que se cierran al terminar de inflarse. Eso impide que el aire salga. Posee también unos velcros en las puntas del ala para permitir la salida del aire al guardar el equipo. La otra, conforma su estructura mediante costillas. Esta se infla con un pequeño inflador. Una de las costillas se ubica a lo largo del borde de ataque y las otras perpendiculares a este borde, en forma de perfil alar. Esta clase está compuesta por un solo paño y su perfomance es mejor a la hora de virar, ceñir o enfrentarse al aire turbulento o arrachado.

El tamaño de la cometa varía de acuerdo a la velocidad del viento. A más viento, menor superficie y viceversa. Las preferencias acerca de qué cometa usar, si la inflable o la tipo parapente están divididas. Ambas clases están unidas a una botavara, por cuerdas de aproximadamente veinte metros de largo, y sujetas al deportista por un arnés de wind surf.

Las tablas varían en forma y tamaño, dependiendo de la experiencia y el tipo de superficie. Además, las hay unidireccionales y bidireccionales. En las primeras, no se cambian los pies al virar y uno se posiciona de front side o back side, dependiendo si el viento cae sobre la cara o por detrás. En las bidireccionales, en cambio, sí se invierten los pies al virar y se pasa de goofie -pie der. adelante- a regular -pie izq. adelante.

Seguridad

Las cometas pueden volverse un juguete peligroso si la velocidad del viento o el tamaño de la cometa están más allá de lo que el piloto pueda controlar. Por eso para poder practicarlo con seguridad es necesario hacerlo bajo asesoramiento profesional, en un lugar con poca gente que lastimar, preferentemente en un lago o bahía, ya que en el comienzo te será difícil virar y tendrás que volver remando a la orilla.

Aprendizaje

Durante el aprendizaje se trabaja, primero, con la cometa en el suelo. Es lo que se denomina "ventana de trabajo". Esta ventana comprende el área semicircular de ciento ochenta grados en la que volará la cometa situada adelante y sobre el piloto. La adoptará diferentes comportamientos según la posición con respecto al viento. Cuando la cometa se posicione sobre la cabeza, actuará como un perfil alar en vuelo nivelado, por lo que ofrecerá menor resistencia y, por lo tanto, menor tracción. Esto permitirá un acercamiento al agua y la posibilidad de manipular la tabla sin tanto esfuerzo.

Una vez en el agua y con el pie de adelante en el strap y el otro en la arena o con ambos sobre la tabla -y de espaldas en el agua- si se conoce la técnica del water start, hay que hacer picar la cometa, tirando de uno de los lados de la botavara, lo que provocará un fuerte incremento de la tracción y lo hará deslizar.

Antes que la cometa toque el agua hay que "llamarla" tirando del lado opuesto de la botavara. Eso provocará un movimiento en "8 acostado", trabajo que se repetirá para producir la tracción.

Este es sólo el comienzo. Harán falta unas cuántas horas de práctica para aprender a virar y saltar sin caer, ya que una vez en el agua es necesario lograr que la cometa vuelva a subir.

Sin dudas, quien haya practicado skate, surf, wind surf, snowboard o wakeboard, correrá con una cierta ventaja y le resultará relativamente más sencillo dar los primeros pasos. Además, aprender fly surf le permitirá disfrutar aún más de su actividad, pues sumada a la tabla, una cometa de tracción lo llevará a momentos alucinantes. Quien no haya practicado uno de estos deportes, tendrá sí la opción de ingresar directamente y sin pasos previos a la magia de un deporte nuevo y atrapante. Por algo, y con muy buenos motivos, se inclinan muchos deportistas que practican otras actividades: descubrieron las posibilidades que una simple cometa encerraba.

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país