El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Búsqueda y rescate: situaciones de emergencia, parte I
Alejandro Randis - Experto Aventurarse

Según las diferentes hipótesis de emergencia que una persona o grupo tengan, deben estar preparados, esto es, entrenados en técnicas y tácticas respaldadas por una estrategia (planificación) previa. Sobre una sólida preparación, el individuo debe también poder improvisar. En síntesis, prevención planificada más una mente flexible capaz de improvisar. De esta manera la respuesta apropiada será rápida y segura. La prevención debe contemplar los siguientes puntos:

  • ¿Están los individuos y el grupo capacitados y en condiciones para afrontar este riesgo?
  • ¿Qué posibilidades de salvamento existen en caso de producirse una situación de emergencia?
  • ¿Qué posibilidades de comunicación hay?
  • ¿Qué alternativas de escape y/o ayuda externa hay?
  • ¿Qué posibilidades de salir de la emergencia por uno mismo hay? (Autonomía.)
  • Portar un equipo de supervivencia mínimo, sumando a imaginación y experiencia.

Acciones inmediatas ante una emergencia:

  • Saber que una situación de emergencia o peligro agudo puede percibirse como un efecto de "visión túnel". Este fenómeno limita drásticamente las posibilidades de respuesta acertadas.
  • Mantener la calma y tratar de reflexionar con claridad. El apresuramiento y el nerviosismo producen pérdida de energía y tiempo y llevan a conductas generalmente incorrectas.
  • No actuar precipitadamente provocando más daños.
  • "Tomar distancia" mentalmente, para decidir y actuar mejor.
  • Alejarse (alejar a los heridos) de la zona de peligro agudo.
  • Primeros auxilios si fuera necesario (entrenamiento mediante cursillos).
  • Señalizar el lugar.
  • Preparar un refugio.
  • Planificar los pasos a seguir.
  • Análisis de fortalezas y debilidades internas y de oportunidades y amenazas externas, tratando de dominar el pánico. El miedo es movilizador, el pánico paralizante.
  • Inmediatamente, exploración y diseño de varias alternativas de acuerdo a la relación F-O / D-A.
  • La voluntad de vivir y de "salir adelante" es fundamental.

Búsqueda y rescate: introducción

Es muy importante destacar que la finalidad de toda acción de búsqueda y/o rescate es salvaguardar vidas humanas. Y esto empieza por salvaguardar la vida de los socorristas. El responsable (Mando) debe tomar distancia afectiva de la emergencia para poder cumplir con esta finalidad inviolable, ya que generalmente los afectados directa o indirectamente no pueden hacerlo. También es necesario saber que muchas veces los socorristas que actúan en el terreno (por el "calor" de los acontecimientos) son capaces de arriesgarse excesivamente por un camarada en peligro. En estos casos el mando o el comando en el lugar de la emergencia debe ser extremadamente frío, para proteger con sus decisiones ejecutivas al personal que está conduciendo.

Cuando las situaciones son verdaderamente peligrosas es cuando más se aprecia a un Mando con capacidad no sólo de conducir sino, fundamentalmente, con capacidad de liderar.

Importante: Quien ejerce el Mando debe poseer autoridad sólida y reconocida (ganada duramente en la acción y no producto de una jerarquía burocrática). Esto simplifica extraordinariamente la ejecución de un plan o consigna operativa.

Búsqueda y rescate organizado: secuencia

Esta secuencia se considera a partir del primer aviso que se da en el lugar indicado, es decir: a un equipo de búsqueda y rescate organizado, con capacidad estratégica, táctica y operativa para tomar decisiones ejecutivas eficientes. Significa que tiene capacidad de gestión y cuenta con Mando / Comandos / Personal idóneo / Logística / Recursos.

A: Primer aviso (Dado en el lugar apropiado. Se alerta el equipo de Búsqueda y Rescate.)

B: Interrogatorio a quienes dan el primer aviso (Formulado por personal idóneo.)
  • ¿Cuándo ha ocurrido? (Hora)
  • ¿Qué ha pasado? (Detalles de la emergencia, heridos, muertos, desaparecidos.)
  • ¿Dónde están o se los vio por última vez?
  • ¿Quién da el aviso? (Datos personales, experiencia, estado emocional.)
  • Condiciones meteorológicas.

    Estas preguntas permiten conocer:
    a - Identificación del Último Punto de Avistaje de la víctima (UPA).
    b - Perfil de la víctima y/o del grupo en emergencia.
C: Planificación de la búsqueda y rescate


El Mando reúne a sus asesores y al personal que crea necesario en esta etapa estratégica. Debe identificar y definir el problema (situación de emergencia) y aplicar el método A.E.F.E.A.S. para abordar problemas (ver capítulo de Trabajo en Equipo, a publicarse en breve).

Simultáneamente, tiene en cuenta:

  1. Recursos humanos y materiales disponibles para responder a la emergencia (logística).
  2. Análisis del escenario de la emergencia.
    a - Consideración de las pendientes y obstáculos.
    b - Consideración de la estabilidad del terreno.
    c - Consideración de la meteorología.
    d - Alternativas de itinerarios.
    e - Consideración del tiempo reloj.
    f - Evaluación de las consecuencias en caso de toma de decisiones equivocadas.
  3. Situación de Vulnerabilidad del / los implicados en la emergencia, para lo que se aplican:
    a - Tabla de valoración de los factores de urgencia relativa. (Ver tabla.)
    b - Tabla de respuesta apropiada, según los factores de urgencia. (Ver tabla.)
  4. Determinación de las zonas de búsqueda de acuerdo a los métodos apropiados. (Etapa estratégica.)
  5. Determinación de las técnicas de búsqueda propiamente dicha, para su posterior ejecución (etapa táctica - operativa).
  6. Establecer un cronograma (tiempos - acciones - objetivos).
D: Toma de decisiones ejecutivas
  1. Asignación de recursos humanos y materiales a las zonas de búsqueda determinadas.
  2. Búsqueda propiamente dicha (etapa operativa).
  3. Feedback permanente entre el Jefe en el escenario y el Mando, para ajustar al plan tiempos y acciones.
Importante: Este feedback puede conducir a alteraciones del plan original. Si esto se debe hacer, el mando informará previamente a todos los implicados en las acciones. No se debe alterar un plan sin previa información a todas las partes.

E: Toma de contacto con la víctima


1 - Asistencia en el lugar.

a - Primeros auxilios.
b - Acondicionamiento para evacuación.
F: Rescate - evacuación

G: Informe final analítico

H: Evaluación de procedimientos y resultados

I: Retroalimentación focalizada en la prevención

Tabla de valoración de los factores de urgencia relativa

Perfil de la víctima:
Edad
Muy joven: 01
Muy viejo: 01
Otros: 02/03

Situación de la/s víctima/s
Seguridad o probabilidad de que esté enfermo o herido: 01/02
Sano: 03
Atrapado: 01

Número de personas con problemas
Una: 01
Más de una: 02/03 (salvo si se cree que están separados)

Perfil meteorológico
Situación meteorológica adversa: 01
Predicción de tiempo adverso dentro de 8 horas o menos: 01/02
Predicción de tiempo adverso dentro de más de 8 horas: 02
No se predice mal tiempo: 03

Equipo de la víctima
Inadecuado para el terreno: 01
Dudoso: 01/02
Adecuado para el terreno: 03

Perfil de la experiencia de la víctima
Sin experiencia - No conoce la zona: 01
Sin experiencia - Conoce la zona: 01/02
Con experiencia - No conoce la zona: 02
Con experiencia - Conoce la zona: 03

Perfil del terreno y los peligros
Terreno peligroso u otros peligros: 01
Poco o ningún peligro: 02/03
Historia de los accidentes en la zona: 01/03

Observación: cuánto más bajo sea el valor de cada factor y la suma de todos los factores, más grave será la situación de la víctima y más urgente deberá ser la respuesta. Si ha transcurrido mucho tiempo hasta que se da el primer aviso, la urgencia relativa se verá incrementada.

Tabla de respuesta apropiada según la valoración de urgencia

Suma de factores:
Entre 09 y 13: Respuesta de emergencia
Entre 14 y 19: Respuesta moderada
Entre 20 y 25: Respuesta evaluativa. ¿Es necesario actuar?
Entre 26 y 28: ¿existe realmente una situación de emergencia?

Métodos para determinar la zona de búsqueda (etapa estratégica)

Perfectamente explicados en el Manual de Rescate de Tim Setnika, por lo que simplemente reservo una mínima descripción y análisis a cada método tradicional.

Método teórico: Consiste en calcular teóricamente cuánto se puede desplazar dentro de ciertas condiciones un móvil de determinadas características a partir del UPA. Luego, desde éste se traza un radio y se proyecta una circunferencia alrededor del mismo.

Método estadístico: Consiste en interpretar las estadísticas existentes de las emergencias surgidas en un lugar determinado. De éstas surgen porcentajes de posibilidades de que haya sucedido tal o cual cosa.

Método Subjetivo: Cada miembro del equipo efectúa el análisis del escenario y de las posibles víctimas, en relación a la situación de emergencia, y elabora hipótesis. Este método se potencia aplicado por un equipo de expertos, coordinados de acuerdo a la dinámica de trabajo del método de Matson.

Método de Matson: El equipo de trabajo analiza el escenario de la emergencia y la información disponible. Determina zonas posibles y cada individuo consigna reservadamente, en una planilla personal, los porcentajes de posibilidad que asigna a cada zona, de 0 a 100 por ciento. Un coordinador, posteriormente, vuelca esos parciales en una planilla general y suma los resultados de porcentajes asignados a cada zona posible. De esta manera, se establece un orden de prioridades para asignar recursos a las zonas con mayor suma de porcentajes. Este método evita la controversia que se produce en un debate tradicional, cuando todo el equipo opina sin reservas y, simultáneamente, sobre las posibilidades de cada zona. Puede pasar que los más "gritones" se impongan sobre los más discretos. Y es fácil comprender que ser el más "gritón" no implica tener razón. También hay que destacar que este método exige paridad de experiencia entre quienes analizan y elaboran hipótesis.

Método "E.G.M.": Se explicará posteriormente en detalle, ya que no figura en ningún otro texto, por ser un método desarrollado y estudiado en el seno de la Escuela de Guías de Alta Montaña de Mendoza.

Dinámica general de trabajo para determinar la zona de búsqueda

Generalmente, la dinámica para aplicar los diferentes métodos clásicos de determinación de la zona de búsqueda se basan en la controversia. Los participantes en esta etapa estratégica, comúnmente argumentan y defienden su particular postura ante el problema a resolver, de acuerdo a sus particulares percepciones. Esto conduce a grandes pérdidas de tiempo y energías, lo que en casos de emergencia no es posible aceptar.

Aun el método de Matson, que aparenta independencia de los participantes en los análisis y elaboración de hipótesis, recurre a la controversia. Cada participante elabora por separado su propia lista de porcentajes de posibilidades, que se suma a los porcentajes de otro de sus colegas que también realizó sus deducciones en forma aislada. De esta manera se pierde el extraordinario potencial del pensamiento sinérgico, que surge de un equipo de trabajo gestionado por un conductor entrenado y capaz.

Por lo dicho, propongo un método que produce esta sinergia, logrando aprovechar el 100 por ciento del potencial del pensamiento del equipo afectado a esta etapa, sin las pérdidas y demoras de la controversia. A esta metodología le he dado el nombre de "Método de la Escuela de Guías de Mendoza", porque lo desarrollé trabajando estrechamente con mis alumnos durante muchos años, en simulaciones de situaciones de búsqueda y rescate. Reúne algunas técnicas de De Bono, experiencia personal y mucho potencial de mis alumnos más imaginativos.

Método "E.G.M." para determinar zonas de búsqueda

  1. Es necesario un coordinador competente para el manejo eficaz de esta dinámica de trabajo.
  2. Este coordinador debe evitar la controversia utilizando todo el potencial de pensamiento del equipo, en forma sinérgica. El Equipo, coordinado y manejando toda la información del caso, identifica en forma consensuada todas las zonas posibles de búsqueda (Idem al método de Matson) y respondiendo a las preguntas: ¿Dónde, Cuándo, Cómo, Cuánto, Por qué, Para qué?
  3. Se analiza y conjetura sobre las posibilidades de cada zona y se ponderan estas posibilidades de acuerdo a la orientación de la atención, aplicadas a cada una de las zonas establecidas previamente como posibles, según 3 enfoques:
    a- Por qué / para qué / cómo / etc.: si puede estar en esta zona (análisis, intuición y sentimientos).
    b- Por qué / para qué / cómo / etc.: no puede estar en esta zona (análisis, intuición y sentimientos).

Todos los miembros del equipo deben focalizar su atención en la secuencia descripta, guiados por el coordinador, que a su debe consignar los aportes en forma de ideas o aun de silencios, en una lámina o pizarra para que todos la puedan ver. Muchas ideas detonan otras ideas, o iluminan zonas oscuras. No se entra en controversias, ya que todos dirigen su pensamiento en la misma dirección y guiados por el coordinador.

Este método no exige que los participantes en esta etapa estratégica posean la misma experiencia (en el caso de la aplicación de todos los métodos tradicionales es muy importante la paridad de experiencia ya que, caso contrario, en la controversia participarían expertos versus inexpertos, con resultados negativos). Es decir que se puede aprovechar la experiencia, imaginación y sentido común de todos.

Puede parecer un método "muy democrático", pero en realidad este método es mucho más que eso, ya que aprovecha el potencial de todos (siempre suma) abriendo ventanas de observación y conjeturas. Finalmente, el Mando, desde un abanico de ideas y alternativas muy rico, toma las decisiones ejecutivas necesarias.

Importante: Este método no pretende ser taxativo y la organización que lo aplique debe estar abierta al aprendizaje.

Técnicas de búsqueda propiamente dicha (etapa táctico - operativa)

  • Búsqueda alrededor del UPA: consiste en batir la zona alrededor del último punto de avistaje.
  • Batida cerrada: se delimita un área (por ejemplo un cuadrado de 1000 m X 1000 m y se lo recorre completamente siguiendo trayectorias rectas).
  • Batida abierta: se establece una línea natural posible y se la recorre (por ejemplo las márgenes de un río o las proximidades de una senda o una cresta de montaña). Cuando la línea natural no existe o es imprecisa, una persona puede llevar una trayectoria fija y los demás lo utilizan como referencia para batir sus proximidades.

Muy importante: Siempre se deben buscar indicios. Aunque la víctima que se busca sea una, los indicios pueden ser múltiples.

Continuará...




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país