El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


El ABC de la fotografía submarina
Marcelo Mammana - Experto Aventurarse

Lo primero y más importante es saber bucear. ¿Suena tonto? No lo es. Es lo primero que se debe aprender antes de intentar sacar fotos bajo el agua.

¿Qué hacen por ejemplo los jugadores de polo? Ellos no se preocupan por el caballo. No tienen miedo de caerse. Lo único que quieren es meter la pelotita en el arco. Es casi lo mismo con el buceo. Sólo cuando se está cómodo debajo del agua están dadas, de verdad, las condiciones para llevar una cámara y usarla.

Los principiantes -todos lo hemos sido alguna vez- siempre están preocupados por el aire del tanque, la profundidad, la oscuridad, los fantasmas. Se pasan la mitad del buceo mirando los relojes. Y está bien. Así debe ser.

Por lo tanto, hay que esperar hasta el momento de estimar bastante bien el aire remanente del tanque, sin necesidad de mirar el manómetro. Es decir, esperar hasta el momento de poder disfrutar realmente de la inmersión.

Entonces sí llega el momento de tomar una cámara, meterse en una piscina o un arrecife bajo y comenzar a tomar fotos.

Este es un artículo introductorio, por lo tanto seré breve y conciso. Ampliaremos estos conceptos en futuros artículos.

En el agua

Ok, ya se está bajo el agua. Ahora llega el momento de acercarse al objetivo! ¡Más cerca! Un metro está bien. A menos que se esté fotografiando una ballena, un gran tiburón o un naufragio, un metro es casi perfecto.

El agua actúa como un gran filtro, disminuyendo la luz y por lo tanto la visibilidad, independientemente de la claridad del mar o lago donde se esté buceando. Es por ello que los teleobjetivos no tienen lugar en el mar. En un medio monocromático como el mar, donde todo es azul con variaciones, tratar de fotografiar algo a 10 metros de distancia es inútil. Lo que sea, animal o naufragio, al no recibir luz aparecerá de una tonalidad azulada, mezclándose con el fondo y con el agua que lo rodea.

Existe una lente de 80 mm de Nikon para la Nikonos V. Nadie la usa. Por algo será. Las lentes más usadas son las normales o los gran angulares, que permiten fotografiar sujetos a pocos metros de distancia.

Hagamos de cuenta que no hay luz más allá de los dos metros. Cualquier esfuerzo, en ese caso, por conseguir color y detalle en un sujeto a ubicado a tres metros de distancia es casi imposible, sea con flash o con la luz solar. Atención que nombré color y detalle. Es decir que se puede fotografiar un naufragio situado a cinco metros. En tal caso, entonces, se notarán las formas pero no se podrán apreciar detalles y, mucho menos, color.

Usar flash

Bajo el agua la luz disminuye cualitativa y cuantitativamente. Y disminuye tanto vertical como horizontalmente. El flash ayuda a restituir los colores que el agua filtra.

En el ejemplo de la primera foto de este artículo, aunque estos buceadores se hallan a no más de 10 metros de distancia del fotógrafo, el flash no los alcanza. La luz ambiente apenas los ilumina, y es muy difícil apreciar detalles.

Los primeros colores que se van son los cálidos. A treinta metros, todo es azul. El flash es quien manda cuando se trata de retratos y fotografía macro. La luz solar sirve para aquellas escenas cercanas a la superficie, para fotografiar siluetas o para la fotografía de barcos o aviones hundidos, donde el flash no tiene mucha cabida, salvo para dar un toque de color a algo ubicado en primer plano.

La segunda foto del artículo fue tomada con la misma lente que la foto 1 (Nikkor 15mm). En este caso nos acercamos a no más de 40 cm. de este pez ángel. El flash le devuelve el color y los detalles, y el sol se encarga de iluminar el arrecife que le sirve de entorno.

¿Satisfacción inmediata? Empezar con macro. En un sistema como el de la Nikonos, todo se presetea antes de comenzar a fotografiar, de manera que lo único que hay que hacer es buscar un buen sujeto y componer la foto. ¡Nada más y nada menos!

En fotografía macro, la necesidad de una mayor profundidad de campo nos obliga a usar diafragmas más cerrados. Para lograr una exposición correcta, debemos utilizar flash y ubicarlo muy cerca del sujeto. En la tercera fotografía, donde aparecen unos pólipos de coral, el flash es la única fuente de luz. Si bien fue sacada de noche, poco hubiera cambiado durante el día.

Si en vez de este sistema se usa una caja estanca con una cámara reflex adentro, entonces la cosa se complica y bastante. Ya hablaremos acerca de la fotografía macro en un próximo artículo.

Entonces, brevemente:

  1. Aprender a bucear. Dominar la flotación. Una vez esto, tomar una cámara.
  2. Bajo el agua: acercarse lo más posible al sujeto elegido.
  3. Usar flash.
  4. Empezar con fotografía macro.

Eso es todo. Hasta la próxima.

 




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país