El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Variables de consideración para una travesía en la altura
Mariano Loréfice - Experto Aventurarse


Al ascender en bicicleta a la alta montaña percibimos sensaciones extrañas y todo se hace muy difícil... Eso tiene una explicación relacionada con las condiciones climáticas.


Presión atmosférica
Los cambios de presión generan diferentes trastornos en el cuerpo humano. La presión atmosférica desciende con la altura; en el organismo, este efecto se produce al revés, ya que cuanto más ascendemos más aumenta la presión arterial. A nivel del mar, es de una atmósfera (760 mm de HG). A 2000 metros sobre el nivel del mar disminuye un veinte por ciento y a 5500, es decir a la altura que se encuentran los pasos de ruta más altos del Himalaya, la presión atmosférica baja a la mitad de lo que estamos acostumbrados. Al mismo tiempo, disponemos de casi la mitad de oxígeno.

Temperatura

Disminuye 0,56º C cada cien metros, llega a la mitad de su valor a los 2000 metros y a la cuarta parte a 4000. Por ejemplo: si a nivel del mar tenemos 10º C, a 4000 metros tendremos 2,5º C.

Sensación térmica
Disminuye por la humedad, y llega a bajar hasta 13 veces. En altura la sensación térmica baja considerablemente por el viento.

Humedad
Disminuye mucho más que la presión al ascender, y con el frío aún baja muchísimo más. La falta de humedad en el aire hace una gran diferencia de temperatura entre la sombra y el sol, así como también entre el día y la noche. Al disminuir la humedad aumenta increíblemente la visión.

Viento
0º C con viento de 40 km/h = -15º C de sensación térmica -7.5º C con viento de 64 km/h = -30º C de sensación térmica. Las partes expuestas del cuerpo corren peligro de congelamiento en un minuto. -25º C con viento de 64 km/h = -60º C de sensación térmica. Las partes expuestas corren peligro de congelamiento en 30 segundos.

Efectos psicofísicos

Al bajar la presión, disminuye la resistencia del aire; esto favorece el desplazamiento de la bicicleta, ya que se puede mejorar la velocidad en línea recta y en bajada. Con una correcta aclimatación se consigue mantener la velocidad en trepada. - Aumenta la velocidad, no disminuye la fuerza. - La capacidad para mantener el esfuerzo disminuye a partir de los 1500 metros un 1% cada cien metros. También disminuye la capacidad psíquica. - Se insumen muchas más calorías que en otras situaciones. - Aumenta la gravedad de las enfermedades. Las afecciones de las vías respiratorias pueden resultar peligrosas. Hay peligro de sufrir edemas cerebrales y congelamiento. -El "mal de montaña, "apunamiento" o "soroche" puede producir cefaleas, náuseas, trastornos del sueño y debilidad, según la sensibilidad particular de cada individuo.

Adaptaciones
La necesidad de oxígeno hace que aumente la frecuencia respiratoria y a 5000 metros la ventilación aumenta el doble que a nivel del mar. - Aumento de la frecuencia cardíaca (disminución de la frecuencia cardíaca máxima). La adaptación en mediano plazo determina: - Aumento de casi el 100% de los capilares. - Aumento de glóbulos rojos y hemoglobina (encargada de transportar el oxígeno en sangre).

Alimentación e hidratación
Los montañistas suelen consumir alrededor de 8000 calorías diarias, pero una dieta de muchas menos calorías alcanza para que una persona soporte el esfuerzo por varios días. La dieta se divide en 55% glúcidos (hidratos de carbono), 30% lípidos (grasas) y 15% proteínas. Tenemos que contar con alimentos prácticos que se puedan consumir en el momento (tabletas energéticas). Para ahorrar peso y espacio es conveniente llevar productos deshidratados de rápida cocción. Es fundamental el acostumbramiento previo para que durante las jornadas no provoquen rechazo y sean consumidos con gusto. La hidratación es más importante que en otra situación, ya que el agua ayuda a que la sangre no se espese y reduce los efectos de la alta presión y el apunamiento. El agua de deshielo está exenta de minerales, por lo que es bueno agregarle jugos que contengan pequeñas dosis.

La alimentación puede incluir complementos de vitamina vitamina A, B y C y hierro. Para disminuir los efectos del apunamiento y como pequeño estimulante, los habitantes del Noroeste argentino mastican hojas de coca. Personalmente, no recomiendo usar ningún tipo de estimulantes; prefiero vivir los efectos de la Puna como un desafío a vencer, sin trampas ni ayuditas.




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país