El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


El Doble Cruce de los Andes
(Argentina - Chile en mountain bike)
Gustavo González -
Experto Aventurarse

Cruzar la Cordillera de los Andes en MTB suele ser el anhelo máximo de cualquier cicloturista. Cruzarla dos veces puede convertir la experiencia en un verdadero desafío. Esta propuesta, con salida y regreso desde San Martín de los Andes (Neuquén, Argentina), combina caminos de ripio en la Patagonia de Argentina y Chile con trepadas duras y adrenalíticas bajadas, bosque andino patagónico y selva valdiviana, diez lagos, pequeños pueblos, termas y el marco natural del Parque Nacional Lanín.

Primera etapa: San Martín de los Andes - Nonthué, 40 kilómetros

Se ha fijado como lugar de encuentro, partida y llegada el camping "Amigos de la Naturaleza", ubicado en la Vega Maipú (un sector de chacras), a siete kilómetros de SMA. El lugar es lo suficientemente tranquilo como para recuperarse del largo viaje hasta esta localidad cordillerana, y cuenta con excelente infraestructura. Desde el día anterior a la partida, los ciclistas que viajen por su cuenta pueden alojarse en el camping.

La partida es temprano por la mañana, con un día luminoso y alegre. Las montañas nevadas al fondo y los caballos pastando en los mallines nos ven enfilar hacia el oeste... hacia Chile. Acostumbrarse al ripio y al polvo es la consigna, ya que serán compañeros inseparables por los siguientes seis días.

Tras un corto tramo asfaltado, retomamos la ruta provincial Nº 48, donde comienza el pedaleo en serio. El pueblo de San Martín de los Andes está en un pozo, aproximadamente a 650 metros sobre el nivel del mar... y hay que trepar hasta los 1070 metros. La primera parte es la más dura, ya que se gana altura en pocos kilómetros. Luego viene un sector de camino en forma de caracoles, en donde se aprecia una bonita vista de la ciudad y el lago. La subida es dura y cuesta. El aire está impregnado de polvo que levantan los vehículos, pero el viento lo disipa rápidamente. Al tiempo la pendiente comienza a aflojar en la Pampa del Trompul, a 800 metros, en donde se observa la piedra del mismo nombre que según cuenta la leyenda truena fuertemente los días de tormenta. En total son casi quince kilómetros de subida.

Pero todo esfuerzo tiene su recompensa: pronto comienza una deliciosa bajada de once kilómetros, que nos deja en la seccional Yuco de Parques Nacionales, el lugar elegido para almorzar. Luego del breve descanso y recorrida por las playas del lugar, continuamos pedaleando, ya con vista al Lago Lácar, que tras una angostura vuelca sus aguas en el Lago Nonthué. En el camping del lago terminamos el primer día de travesía, después de 40 esforzados kilómetros de pedaleo.

Segunda etapa: Nonthué (Argentina) - Neltume (Chile), 25 kilómetros

Amanece un nuevo día en el Parque Nacional Lanín. El bosque húmedo y silencioso conserva el fresco de la noche. En cambio, en la orilla del lago ya se puede estar en remera. La hornalla calienta lentamente el agua para el desayuno. Luego del esfuerzo del primer día cuesta levantarse pero hoy nos espera un día relajado, ya que son sólo pocos kilómetros.

Tras cuatro kilómetros de pedaleo llegamos a Hua-Hum, donde hay otro camping y un restaurante en donde paran las excursiones. Proseguimos hacia el paso internacional del mismo nombre, que si bien es uno de los más bajos de la cordillera (659 metros) es muy poco transitado, debido a que poco más adelante tiene un tramo lacustre. Realizamos los trámites aduaneros y avanzamos hacia otro punto significativo: el hito internacional. Se armó una montonera de ciclistas que querían fotografiarse junto a él.

El verde del entorno aumentó considerablemente. Habíamos entrado en la Selva Valdiviana, que se caracteriza por coihues de gran porte y un espeso sotobosque en donde dominan las cañas colihues. Allí los vientos húmedos del Pacífico chocan con la Cordillera de los Andes y se elevan. El aire se enfría y se condensa, lo que provoca abundantes precipitaciones, de hasta 2500 milímetros anuales. A medida que nos internábamos en territorio chileno, aumentaban las probabilidades de lluvias.

Ibamos bajando por una angosta huella, lentamente paralelos al río Hua-Hum. Como estaba oculto por la vegetación, no podíamos verlo, pero sí escuchar sus rápidos. Este río resulta ideal para la práctica del rafting de moderada dificultad. Así llegamos a Puerto Pirihueico, en donde abordamos el Transbordador Mariela y navegamos durante dos horas. El angosto Lago Pirihueico, de treinta kilómetros cuadrados de superficie, es de origen glaciar, por lo que gran parte de sus costas están constituidas por rocas y bosques vírgenes de sobrecogedora belleza.

Desembarcamos en el caserío de Puerto Fuy, que está compuesto por algunas viviendas, varios hospedajes, el restaurante y una amplia playa. Retomamos el pedal por unos siete kilómetros más hasta llegar a Neltume. Al inicio tuvimos que enfrentar una subida, pero pronto llegó la recompensa: una espectacular bajada con ripio muy suelto, que cerró un día de 25 kilómetros de bici.

Tercera etapa: Neltume - Liquiñe, 40 kilómetros

Con una impactante vista al Volcán Choshuenco, de 2.415 metros, proseguimos nuestra marcha hasta el Salto Huilo-Huilo, una increíble caída de agua de cincuenta metros rodeada por un bosque, que constituye un impresionante paisaje. Se accede por un sendero que permite recorrer los diversos saltos.

Luego de una larga bajada llegamos al Lago Neltume. El pedaleo prosiguió por un camino semi-abandonado de rocas grandes y calzada estrecha, por el que se aventuran sólo algunas camionetas e inmensos camiones madereros. Superamos una trepada muy dura y continuamos ladera arriba; disfrutamos la vista del Volcán Villarica hasta descender al valle del Río Liquiñe.

Este valle está a 240 metros, y en verano la temperatura puede trepar hasta los treinta grados. El poblado de Liquiñe se dedica al Turismo Termal. Posee muy pocas plazas hoteleras, que generalmente están ocupadas. Las viviendas humildes contrastan con las lujosas 4X4 estacionadas en los baños termales.

La caravana de ciclistas se alojó en el camping Termas de Manquecura, sin agua caliente y con durísima trepada de acceso. El plan era el siguiente: acampar para luego bañarnos en las piletas de agua termal. Estas aguas, ricas en potasio, litio, fósforo, y azufre, están consideradas como las mejores de Chile, y resultan excelentes para la recuperación del desgaste físico luego de varios días de pedaleo por la montaña. Después de un par de horas de relax, cenamos en el restaurante y descansamos para el segundo cruce. Ya llevábamos 105 kilómetros desde la partida.

Cuarta etapa: Liquiñe (Chile) - Termas de Lahuen-Co (Argentina), 42 kilómetros

Salí por la pisada que habíamos dejado, pero en dirección contraria. Si no perdieron el rumbo, debía encontrarlos en esa picada abierta. El suelo estaba muy duro en superficie. Se escuchaba claramente el sonido del hielo desprendido por las pisadas de los perros y el crujir de los patines del trineo. Pero esto era sólo en superficie y, tal cual lo habíamos supuesto, por debajo la nieve aún no había escarchado. Así, se desprendían grandes placas del tamaño de todo el equipo de perros. Algunos de ellos se tiraban al suelo cuando sentían la caída de la placa. Las perras guías buscaban por instinto un suelo más firme donde pisar. Pero no debía apartarme del camino que habíamos realizado en la nuestro viaje de ida. La solución fue ir avanzando en forma de "S".

Eran cerca de las 23:00 y el frío se hacía sentir. Hacía algunas horas que caminaban en esas condiciones por lo que algunos se encontraban algo cansados. Decidimos llevar en el trineo al más sentido de ellos a quien, además, le dolía una pierna. Lo colocamos dentro de una bolsa de dormir de Duvet para que no se enfríe y comencé el regreso al campamento.

Quinta etapa: Termas de Lahuen-Co - Laguna Verde, 17 kilómetros

Esta etapa es corta, y sirve como recuperación de la dura jornada anterior. Partimos después de almorzar y recorrimos los primeros seis kilómetros por la ruta 62 hacia el este, pasando por la Laguna Carilafquen y con una fugaz aparición del Volcán Lanín, de 3.775 metros. Visitamos la cascada Carilafquen y finalmente arribamos al Escorial, un lugar único por donde "corre" un río de lava solidificada. Desde allí puede observarse el Volcán Ayen Niyeu.

Desde allí proseguimos por un camino que se adentraba en un denso bosque de coihues y nos llevó hasta la Laguna Verde, donde nos maravillamos por su playa de arena negra, producto de la erupción del Volcán Ayen Niyeu. Allí pasamos la quinta noche.

Sexta etapa: Laguna Verde - San Martín de los Andes, 67 kilómetros

La última etapa es también la más larga, aunque no la más cansadora. A pocos metros de haber partido alcanzamos la cabecera oeste del Lago Currhué. El camino comenzaba a subir y serpentear en la montaña, con vistas al azulado lago. Paramos para juntarnos en único bosque de pehuenes, dejamos atrás el bosque y con muy buenas bajadas bordeamos el Currhué Chico. El camino comenzaba a hacerse más plano y arenoso, ya que estábamos entrando en una zona de estepa.

Aún nos faltaba la subida que nos separaba de la cuenca del Lago Lolog. Cruzamos el río Quilquihue mientras largas hileras de álamos nos brindaban su sombra desde la vera de las estancias. Tras el último ascenso, sólo nos quedaba el placer del descenso por el camino de caracoles, y la entrada triunfal en el valle de San Martín de los Anes. Fue un momento emocionante: abrazos, felicitaciones y algún llanto se mezclaron con el polvo del camino, como festejo por el logro realizado.

Llegamos así a nuestra última noche bajo las estrellas patagónicas. Estábamos agotados: habíamos cruzado la Cordillera de los Andes dos veces en cinco días, totalizando 231 kilómetros de pedaleo. Para el día siguiente nos esperaba un día libre para compras y paseos, y un suculento cordero al asador como cierre del programa antes de que cada uno volviera a su casa.

 

 

Esta salida es organizada por el experto Gustavo González del 19 al 28/1/01 y 2 al 11/2/01.
Más información: gustavo.gonzalez@aventurarse.com



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país