El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

La primera expedición de mujeres al Aconcagua
Julieta Rimoldi
- Aventurera

Transcurría el año 1994 y la Primera Expedición Platense al Aconcagua había resultado un éxito. ¿Por qué no?, dijimos. Y fue tomando color la idea de realizar la Primera Expedición Femenina al Aconcagua. Al poco tiempo era ya una realidad. Y es así que comenzó a ponerse en marcha un plan de trabajo de dos años. Partimos el 1° de enero de 1996 desde La Plata, con destino a Mendoza, y de allí rumbo a Puente del Inca. Firmar permisos, organizar últimos detalles para la partida era nuestra tarea. El día 3 comenzaríamos a ascender.

Nuestro primer campamento en Confluencia Superior, nos recibió con una nevada. A la mañana siguiente partimos rumbo a Plaza de Mulas. Fue una larga jornada. Allí nuestra tares era sencilla: hacer tiempo para aclimatarnos, proceso fisiológico que nos demandaría varios días. El mal tiempo reinante nos retuvo dos días más de lo previsto, el temporal amainó y comenzamos nuestro ascenso definitivo el día 14, después de haber realizado un porteo el día 12.

Llegamos a Montura del Manso luego de 7 horas acompañadas de una constante nevisca, vientos fríos y poca visibilidad, a pesar de ello armamos nuestro campamento, comimos y nos preparamos para dormir.

Al día siguiente partimos rumbo a Nido de Cóndores (5.400 metros sobre el nivel del mar). La jornada nos demandó dos horas de marcha. Conscientes que en esta altura el descanso y la recuperación física son difíciles de conseguir, nos pasamos el resto del día en la carpa jugando unas apunadas partidas de ajedrez y truco.

El día 16 se presentó nuevamente con fuertes tormentas de nieve, pero aun así decidimos continuar hasta Berlín (5.800 metros). Ahí las condiciones de marcha serían diferentes: el frío constante en manos y pies nos llevaría a mover en forma continua los dedos para evitar el congelamiento. Se hizo presente en esta etapa el deterioro físico de algunas integrantes debido al esfuerzo y a la altura.

Berlín, último campamento. El insomnio, el frío y los nervios en este lugar nos provocaron un intento fallido de ataque a la cumbre el día 17.

Habían pasado 7 días y nadie había podido hacer cumbre, pero el clima mejoraba y nos daba su voz de aliento.

El día 18 amaneció con un sol radiante que nos invitaba a un nuevo intento. Luego de solucionar un inconveniente con los calentadores, partimos hacia la cumbre a las 10 de la mañana. Sólo tres de las integrantes (Elizabeth, Ingrid y Julieta) nos decidimos a atacarla, volviendo desde Independencia una de nosotras.

Y así fue que, el día 18 de enero de 1996 a las 18 horas, y en su segundo intento, la Expedición Femenina al Aconcagua puso sus lágrimas y sus pies en la cumbre del Centinela de Piedra.

Las Integrantes: (con datos de enero de 1996)

  • Exner, Carina: 21 años.
  • Marano, María Eugenia, 26 años.
  • Meschin, Ingrid: 30 años.
  • Piro, Yumbí: 20 años
  • Prunell, Elizabeth: 26 años.
  • Rimoldi, Julieta: 19 años, integrante y jefa de la "Primera Expedición de Mujeres al Aconcagua".

 

Nota:

e-mail: julietarimoldi@hotmail.com


 

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país