El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo




Edema en Aconcagua
Diego Magaldi
- Experto Aventurarse.com

Hace un tiempo guié a un grupo de holandeses en el Aconcagua. Alcanzamos la cumbre lo cual fue muy lindo ya que, por ser en noviembre, no había nadie más en la montaña. Pero bueno, la idea es contarles lo que me pasó con uno de mis clientes durante el ascenso.

La estrategia era ascender progresivamente para minimizar la posibilidad de edemas y permitir una buena aclimatación a la altura y a la falta de oxígeno. Luego de pasar 5 días realizando caminatas y pequeños ascensos entre los 2700 metros y los 4000 metros de altura, arribamos al campamento base de Plaza de Mulas.

Al día siguiente el miembro más fuerte y entrenado del grupo de holandeses, Gerard, comenzó a tener dificultades para respirar y vomitaba todo lo que tomaba o ingería. Decidimos esperar para seguir su evolución ya que estos son síntomas comunes del Mal Agudo de Montaña (MAM) que pueden desaparecer de un día para otro. De lo contrario ya sabemos que es lo que hay que hacer: descender.

Al otro día no había signos de mejoría, por lo que decidimos esperar hasta la noche. Antes de irnos a dormir le pregunté si respiraba mejor en sentado que acostado, y me dijo que sí. Esto es un signo muy claro de edema pulmonar. También comenzó a respirar con ronquidos tipo burbujeo, típico de esa afección.

Lo raro era que con el estetoscopio no se escuchaba nada anormal. Más tarde el médico en Puente del Inca tampoco pudo detectar nada con este instrumento. Me quedé despierto toda la noche despertándolo cada 2 horas para verificar su estado de conciencia. En la mañana mostraba signos de ataxia -falta de equilibrio-, signos de edema cerebral. Casi siempre vienen acompañados ambos tipos de edema.

La decisión de bajarlo la habíamos tomado el día anterior por lo que los caballos ya estaban en camino para transportarlo hasta Puente del Inca y de ahí a Mendoza. Sin esperar a que llegaran los caballos comenzamos a bajarlo para ahorrar tiempo. En las partes más empinadas -Cuesta Brava- hubo que cargarlo junto con el otro guía ya que no podía mantenerse de pie. De hecho Craig, el guía que trabajaba conmigo, tuvo que montar detrás de Gerard sosteniéndolo hasta Puente del Inca, 35 kilómetros más abajo. Ya en Puente del Inca, a 2700 metros, Gerard se sentía notablemente mejor y luego de dos días se volvió a su casa en Holanda.

En 13 años guiando montañas de más de 6000 metros esta es la primera vez que tengo que evacuar a un cliente con relativa urgencia debido a un edema de altura.

Lecciones aprendidas:

Ni el entrenamiento -Gerard es maratonista-, ni un buen plan de aclimatación son garantía para no sufrir edemas.

El estetoscopio tiene sus limitaciones ya que según el médico, un paciente con edema no puede cooperar en respirar profundo y por ende se dificulta la detección de fluido en los pulmones. Una radiografía aclararía mucho más el cuadro, pero por supuesto no disponemos de eso en la montaña.

 

 

Diego es un experto guía del Aconcagua y posee amplios conocimientos de medicina preventiva y socorrismo en la montaña. Cuenta con más de 17 ascensos en esa montaña. Es director del Instituto Argentino de Montañismo y, en la actualidad, se desempeña como instructor de los Cursos de Socorrista para Excursionismo (CSE). Es experto de Aventurarse.com.

Para comprar un paquete al Aconcagua, click aquí

Volver al índice



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país